La nueva energía vs la antigua energía

Los cambios energéticos en la actualidad.

Desde hace unos años, todas las personas que están conectadas en profundidad con la conciencia y los canales sutiles energéticos del cuerpo, intuyen que algo está pasando a nivel global. Este gran cambio, que tiene que ver con una nueva ubicación de la Tierra en relación al cosmos, permite que esté aumentando el ingreso al planeta de distintos flujos energéticos cósmicos, cuya característica principal es la aceleración y la potencia.
Para saber si estamos en sintonía o no con este proceso de cambio planetario, es importante saber discernir si estamos experimentando esta nueva energía que está entrando o si, por el contrario, seguimos anclados en los patrones energéticos antiguos que han imperado en este planeta durante tanto tiempo.

Acciones que facilita la nueva energía:

-Salir de la mente dual y entrar en la conciencia.
-Tomar las riendas de la propia vida y tener más autonomía en todos los niveles, es decir, adquirir un mayor grado de madurez.
-Salir de cualquier tipo de relación personal o astral, basada en la sumisión, la dependencia, el maltrato o la parasitación energética.
-Conectar con la propia energía y la información de la propia conciencia.
-Aumentar la capacidad creativa y generar nuevas ideas en el día a día.
-Desprenderse de cualquier conexión con entidades astrales en la que haya intercambio energético.
-Salir de cualquier tipo de organización en la que se utilice la programación mental o energética encubierta.
-Saber con mayor claridad lo que queremos y lo que no.
-Experimentar estados internos que van más allá de la mente física y que no se pueden describir con palabras. En el cuerpo energético se sienten sobretodo a la altura de la glándula timo.
-Aprender a discernir lo verdadero de lo falso. Lo natural de lo artificial.
-Sentir un cambio en la percepción temporal a modo de presente continuo.
-Saber en todo momento el siguiente paso que hay que hacer sin que nadie nos lo tenga que decir.
-Percibir con mucha claridad la energía interna y la del ambiente exterior.
-Los problemas personales se perciben como relativos. Ya no se les da tanta importancia porque se está más centrado/a en el despertar de la conciencia, que es el nivel más elevado de uno mismo.
-Vivir más allá de las emociones negativas. Si aparecen, se liberan espontáneamente.
-Dejar de analizar y de juzgar.
-Descubrir por uno mismo lo que antes no se podía ni imaginar, hasta en los niveles más sutiles de la realidad.
-Empoderarse como ser humano desde la conciencia, no desde la emoción.
-Tener relaciones personales basadas en la libertad y el respeto.
-Despertar a la realidad en la que estamos. Tener los pies en el suelo.
-Comprender que el mundo ha sido durante muchos años dominado por seres y entidades depredadoras.
-Liberar cualquier tipo de programación mental errónea basada en la manipulación y empezar a vivir desde la propia conciencia y en total libertad.
-Darle mayor importancia a lo interno que a lo externo.

Signos de que se vive todavía en la antigua energía:

-Estar atrapados en bucles mentales o emocionales.
-Seguir a un maestro/a o a alguien que nos diga lo que tenemos que hacer.
-Realizar prácticas físicas o mentales de forma repetitiva o rígida.
-Usar la disciplina en vez de la claridad en la visión, viendo lo que corresponde a cada momento.
-Ver a los demás como superiores o inferiores.
-Seguir participando en organizaciones jerárquicas. Con la nueva energía el trabajo entre personas es colaborativo, no piramidal.
-Seguir venerando a entidades o deidades. No aplicar el discernimiento y creerse lo que nos han dicho otros en relación a esos seres etéricos.
-Ser ingenuos/as.
-Creerse que el sistema en el que estamos es benéfico para el ser humano.
-Seguir una religión o sistema de creencias sin contrastarlo con la inteligencia de la propia conciencia.
-Dejarse hipnotizar tanto de forma consciente como inconsciente.
-Creer que alguien podrá hacer las cosas por nosotros o que alguien vendrá a salvar a la humanidad.
-Seguir en el rol de víctima o de verdugo.
-Recitar mantras desde la obediencia, sin entender en profundidad el motivo de estas prácticas.
-Realizar rituales sin comprender el objetivo oculto o la repercusión energética real.
-Seguir las modas o las tendencias que vienen desde los medios de comunicación sin aplicar el propio discernimiento.
-Creer que todas las entidades o divinidades astrales con apariencia luminosa y brillante son benéficas.
-Ir en contra de alguien o de algo.
-Seguir anclado en los traumas del pasado.
-Vivir hipnotizado, parasitado o distraído.

El ser humano tiene, en estos momentos una gran oportunidad de salir del engaño al que ha sido sometido durante siglos. Esperemos que pueda aprovecharla y dar un salto cuántico hacia la recuperación de su libertad y de su propia esencia verdadera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close