2021, Conciencia y energía

Cómo limpiar el cuerpo energético

La limpieza energética es uno de los puntos claves en el proceso de desarrollo de la conciencia y de sus energías sutiles, puesto que un gran problema que existe a nivel de la conciencia, es la adherencia de energías de bajo astral. La proximidad de esas energías en el cuerpo energético de una persona, puede provocar daños e interferencias a nivel sutil, en forma de absorción de energía negativa o de asimilación de información distorsionada. Es por este motivo que es tan importante desarrollar una percepción cinestésica de las dinámicas energéticas, para precisamente protegerse de toda la densidad con la que interaccionamos diariamente sin darnos cuenta.

Ventajas de mantener la energía interna limpia

La principal ventaja de preservar los cuerpos sutiles limpios, es el fortalecimiento de la energía vital interna. Esta visión del cuidado de uno mismo en estos términos, es todavía muy desconocida, aunque poco a poco se va aumentando la conciencia de la complejidad del ser humano y de sus distintos niveles, tanto los físicos, como los mentales y los energéticos.

Si la energía vital está fortalecida, las probabilidades de tener un buen estado de ánimo y un mayor bienestar son más altas. También aumenta la conexión con la conciencia y el desarrollo del propósito existencial. La vida cotidiana adquiere un sentido más amplio y la realidad se percibe de una forma más serena.

Inconvenientes de un cuerpo energético intoxicado o parasitado

Cuando el cuerpo energético ha absorbido energías externas densas, tanto la circulación interna como la calidad de la energía vital se ve afectada. Como el inconsciente mental tiene la capacidad de captar mucha información, la negatividad que entra puede provocar cambios en el estado de ánimo, sin que la persona sepa cuál ha sido el motivo que los ha originado. Este tipo de información densa o negativa que puede afectar al cuerpo energético y a la conciencia (las llamadas interferencias energéticas), es una de las principales dificultades con las que la persona se encuentra si quiere mantener los cuerpos sutiles limpios y fuertes. Estas interferencias no sólo se trata de información distorsionada, sino que también pueden tomar forma de entidades o parásitos astrales, con lo que la problemática se complica aún más porque extraerlos suele ser un proceso más largo y laborioso.

Cuando la densidad energética proviene del propio ego

En muchas ocasiones, las energías distorsionadas no provienen del exterior, sino que se van generando desde la propia mente. Cuando el ego no está en su punto de equilibrio, la mente emocional puede desestabilizarse y crear gran cantidad de negatividad. Esa misma negatividad va atrayendo a entidades que se alimentan energéticamente de este tipo de densidad, ya que desde el punto de vista interdimensional, los seres de baja vibración pueden mantener su forma no física gracias a este tipo de alimento no visible para el ojo humano.

Trascender la propia historia personal y hacer todo lo posible para ir hacia una evolución consciente, es crucial si se quiere salir de las dimensiones de bajo astral y vivir en conexión con energías más limpias y elevadas.

Aprender a diferenciar los distintos tipos de energías

El primer paso para tener los cuerpos sutiles limpios y que la conciencia pueda hacer su proceso evolutivo sin obstáculos ni interferencias, es desarrollar la capacidad de diferenciar las energías densas y sutiles. Para ello la clarividencia, es la facultad parapsíquica que permite captar información a un nivel que va más allá de los cinco sentidos y así diferenciar de una forma más clara qué tipo de energías son benéficas para nuestro sistema y cuáles no. Con una clarividencia energética desarrollada, si entablamos una conversación con alguien que critica constantemente a los demás o que necesita exteriorizar la negatividad que tiene almacenada en su interior, podremos ver cómo a través de sus palabras, sale una energía gris o a veces también algo parecido a unos hilos negros que se quedan impregnados en el ambiente. En la siguiente ilustración vemos una representación gráfica aproximada de este tipo de situaciones cotidianas:

Una vez la percepción energética se va refinando y activando, será más fácil crear hábitos saludables en términos energéticos, como autolimpiarse periódicamente o evitar situaciones trampa que supongan un peligro para la preservación del buen estado y la protección de los cuerpos sutiles.

Cómo limpiar el cuerpo energético

Como la contaminación energética es una realidad en el día a día, es recomendable aprender cómo cuidar los niveles sutiles de la mejor forma posible. Algunas pautas podrían ser:

  • Salir de forma frecuente a la naturaleza: el contacto cercano con el medio natural, fomenta la fuerza de la energía vital y nos aleja de lo excesivamente artificial que intoxica el organismo.
  • Dedicar unos 10 minutos al día a la eliminación de las energías densas que se hayan podido absorber de forma inconsciente. Para ello, damos la orden a la conciencia para que haga un barrido de la cabeza hasta los pies y de los pies hasta la cabeza y se desprenda de todas aquellas energías densas que se hayan podido adherir en el cuerpo energético, sin que hayamos dado el permiso para ello. A continuación, podremos percibir como poco a poco se va despejando el espacio en el que estamos y empezamos a sentirnos más ligeros.
  • Muchas personas utilizan sustancias naturales o piedras para limpiarse energéticamente. Desde mi visión, si nuestra conciencia es muy activa y despierta, la persona por sí misma ya puede realizar este proceso de autolimpieza, con lo que utilizar elementos externos no sería necesario. Cuanta más autonomía se vaya adquiriendo en este sentido, más podremos limpiarnos en cualquier lugar al que vayamos, sin necesidad de tener que hacer algo en especial.

Las sesiones de limpieza energética

Si la autolimpieza no resulta efectiva, entonces sí que se requerirá la ayuda de un profesional con experiencia, ya que si la persona por sí misma no ha podido limpiarse, puede ser que lleve adheridas energías densas muy pesadas o más complejas de movilizar. Normalmente ésto suele ocurrir cuando las emociones de esa persona están muy desbordadas, hay conflictos activados o traumas del pasado no procesados.

Las sesiones individuales son de gran ayuda para estas circunstancias y las grupales a distancia, facilitan que el cuerpo energético esté cada vez más fuerte y por lo tanto, las probabilidades de que se pegue densidad externa disminuyan en gran medida (puedes encontrar más información sobre los dos tipos de sesiones en este enlace).

En conclusión, aumentar la conciencia acerca de la importancia del cuidado y la preservación de las energías sutiles, puede ayudar mucho a hacerse cargo del propio bienestar, sin tener que depender de elementos externos que no siempre están a nuestro alcance.

2021, Conciencia y energía

Interferencias energéticas

La realidad en la que vivimos, está influenciada por todo tipo de energías e información. Algunas de estas energías apoyan la vida y otras la obstaculizan o van en contra de ella. Conocer las realidades sutiles, nos ayuda a desarrollar la lucidez de la conciencia y las capacidades perceptivas, para así poder discernir perfectamente la calidad y las intenciones encubiertas de las energías que se mueven a nuestro alrededor.

Existen multitud de interferencias con sus particulares frecuencias, formas y significados. Pero a pesar de toda la diversidad existente, podemos clasificarlas básicamente en dos tipos: externas e internas.

INTERFERENCIAS EXTERNAS

Son las provenientes del medio exterior. Pueden venir a través de personas o sistemas de creencias. Cuando entran en el cuerpo energético (si se tiene suficiente capacidad de percibir las energías), automáticamente pueden aparecer sensaciones físicas como dolor, pinchazos, inclinaciones no voluntarias del cuerpo hacia un lado o hacia delante, eructos, bostezos, etc.

A continuación tenemos dos ejemplos de interferencias externas:

1.- A través de las relaciones interpersonales

En la siguiente ilustración, vemos una representación gráfica de interferencia energética externa proveniente de una interacción personal:

La chica con la energía amarilla, está intentando ejercer una influencia en la chica con la energía azul, proyectando la energía fuera de su propio cuerpo energético. La energía proyectada en forma de incursión, entra en la zona más vulnerable de la chica de azul, que en este caso, se ve que es la región del estómago. Serían ejemplos de repercusiones energéticas, las acompañadas de frases como “si no haces lo que yo quiero me voy a enfadar”, “la decisión que has tomado no me parece bien”, “tendrías que hacerme caso en lo que te digo” o bien “ésto es así y punto”.

El respeto a uno mismo y al otro (incluyendo lo que sucede a nivel energético) es primordial si se quieren tener relaciones personales de calidad.

Es normal pronunciar opiniones sobre las cosas, pero no por ello se tiene que desvalorizar a la otra persona, hacerla sumisa o intentar imponerle por la fuerza una opinión personal. Puedes leer más acerca de las repercusiones sutiles en las relaciones personales en el artículo “cómo evitar una postura energética encorvada“.

2.- A través de informaciones del entorno

En el día a día, recibimos gran cantidad de información proveniente del exterior. Cada una de esas informaciones tiene una determinada frecuencia, y si la asimilamos, influirá en el estado de nuestro propio cuerpo energético (especialmente en la región de la cabeza). Los sistemas de creencias adoptados por una comunidad de personas, van a generar campos frecuenciales específicos, y si los aceptamos como válidos, pasarán automáticamente a formar parte de nuestro campo electromagnético, sin que muchas veces se haya contrastado esa información a través primero de nuestro propio discernimiento.

INTERFERENCIAS INTERNAS

Son las interferencias que provienen del exterior y ya se han asimilado como propias. También son las que se conforman en función de las particularidades de los sistemas de percepción de cada uno (lo que se llama la percepción subjetiva). Así, la subjetividad, puede distorsionar en mayor o menor medida la realidad, ya que pasa por el filtro de las capacidades propias, los sistemas de creencias o los traumas experimentados. Por ejemplo, un aprendizaje fijado en los primeros años de vida, que haya afectado en gran medida la capacidad de autodefensa de una persona, puede condicionar el resto de su vida, puesto que va a percibir la realidad como mucho más peligrosa o amenazante.

Dado que esta vida humana tiene desafíos que la mente ha de gestionar diariamente, es muy importante hacer procesos terapéuticos de forma constante, ya que la cronificación de los bloqueos, merma gravemente la capacidad de acción y de disfrute de la persona.

Cómo eliminar estas interferencias energéticas

Si queremos eliminar todo aquello que impide tener una autodefensa energética óptima, primero es necesario desarrollar la capacidad de percepción energética sutil. Para ello, la práctica diaria de la atención y de la concentración en uno mismo, facilita poder activar esas capacidades perceptivas. En segundo lugar, lo que puede ayudar a liberar todas esas interferencias, es el trabajo terapéutico profundo a nivel físico, psicológico y energético. La terapia constante y la implicación diaria por parte de la persona, van a ir limpiando todos los niveles en los que haya información distorsionada de la realidad que nos perjudica y daña.

Claves para impedir que no nos afecten

Algunas claves que nos ayudarán a preservar nuestros cuerpos sutiles son:

  • Realizar limpiezas energéticas periódicas: eso mantendrá nuestro cuerpo energético fuerte e impedirá que haya zonas vulnerables en las que pueda entrar fácilmente la energía densa.
  • Estar en contacto frecuente con la naturaleza: como bien es sabido, la naturaleza nos ayuda a regenerar nuestra energía y a mantenerla limpia.
  • Practicar actividad física de forma diaria: es uno de las formas más eficientes de desintoxicación del organismo, no sólo a nivel físico sino también a nivel mental y energético.
  • Descubrir las particularidades psicológicas inconscientes a través de un proceso terapéutico: ésto se puede hacer con ayuda profesional, para que la persona pueda descubrir lo que por sí misma es difícil que vea (precisamente porque es completamente inconsciente).
  • Investigar las vulnerabilidades en los cuerpos sutiles energéticos y aumentar la energía en esas regiones: descubrir el estado del cuerpo energético, requiere también de un trabajo terapéutico constante y de la práctica de la percepción sutil. Pero sólo a través de ese autoconocimiento profundo, podremos sostener la energía vital necesaria para que nuestro cuerpo esté fuerte y saludable.

En conclusión, dado que vivimos en constante interacción con infinidad de energías e informaciones diversas, es primordial generar una mayor capacidad de percepción sutil, para aumentar también la capacidad de discernir qué energías nos dañan y cuáles nos favorecen. Así podremos mejorar nuestra calidad de vida, hacer mejores elecciones y disfrutar más de la vida cotidiana.

2021, Conciencia y energía

Qué es la clarividencia y cómo desarrollarla

La clarividencia energética es una cualidad de la conciencia, que se desarrolla a través de la práctica y dominio de las energías personales.

A medida que el cuerpo energético sutil se va refinando y limpiando, se van recuperando muchas de las capacidades inherentes a la conciencia, como la capacidad de percibir visualmente las energías propias y las del entorno. La facilidad para desarrollar una o más percepciones extrasensoriales, depende de la oportunidad que se haya tenido, en esta encarnación o en anteriores, de activar varias de estas capacidades de la conciencia. Es decir, poder percibir la energía, depende fundamentalmente de las existencias previas en las que se haya podido trabajar o no dicha capacidad.

A más interés exista en la persona por aprender acerca de la conciencia y sus cualidades, más se facilitará el aumento de este tipo de sensibilidad.

Ésto es así debido a que, sólo con el hecho de llevar el foco hacia el nivel más profundo de uno mismo, ya se empiezan a activar indirectamente las energías vitales internas y a aumentar espontáneamente las capacidades intrínsecas de la conciencia (como la de percibir el movimiento de la energía sutil).

A nivel anatómico, la clarividencia energética está localizada en la región del entrecejo, como se muestra en la siguiente ilustración:

PARA QUÉ SIRVE DESARROLLAR LA CLARIVIDENCIA ENERGÉTICA

La clarividencia energética, sirve principalmente para:

  • Reconocer cómo se está internamente y cómo está la propia energía vital.
  • Percibir la calidad de las energías del entorno.
  • Saber si las energías de ese entorno, son saludables o más bien densas, a través de la percepción de su color, transparencia y claridad.
  • Ver energéticamente las presencias extrafísicas que hay en un lugar.
  • Captar si la persona con la que se está interactuando, está influenciada por energías externas a ella misma o no.

Todas estas informaciones energéticas, nos van a ayudar a tener una mayor lucidez acerca de nosotros mismos y de las conciencias que están a nuestro alrededor y, por lo tanto, habrá una mayor conexión con la realidad. Sin embargo, es importante señalar que estas mismas informaciones, deben ser contrastadas con otras personas que también tengan este tipo de sensibilidad, para asegurarse de que no proceden de una invención de la mente. Precisamente, debido a la fácil intervención de la imaginación para interpretar la realidad, es más necesario contrastar toda la información aplicando tanto el discernimiento propio, como el de otras personas que estén familiarizadas con la investigación de la conciencia y su energía.

ALGUNOS EJEMPLOS DE PERCEPCIÓN VISUAL EXTRASENSORIAL

Algunos ejemplos cotidianos de percepción visual extrafísica, podrían ser los siguientes:

  • Una persona está hablando tranquilamente con un familiar suyo sobre varios temas de la actualidad, hasta que empiezan a conversar acerca de un suceso concreto. Ésta aporta su visión personal y como difiere de la del familiar, automáticamente percibe un cambio en la energía del ambiente y en la energía de la persona con quien está interactuando. Desde su visión energética, se da cuenta de que ha bajado la luminosidad del ambiente y de que el familiar se vuelve energéticamente también más oscurecido. Decide finalizar la conversación para no ser atacada tanto por parte de esa persona, como a nivel del extrafísico (ver más información acerca de los signos para identificar un ataque energético, aquí).

  • Otra persona está de paseo en la naturaleza, cuando de repente descubre un lugar que le despierta su curiosidad. El ambiente es distinto en esa zona, se puede captar una mayor tranquilidad. Incluso la vegetación es diferente… más frondosa y variada. Como tiene conocimientos acerca de la energía, empieza a profundizar en la captación de las energías del lugar y puede percibir un aumento de la energía justo en la zona donde se encuentra el árbol más grande. Desde la clarividencia energética, la persona puede ver como un vórtice sale de la tierra y se dirige hacia arriba. Está claro que aquel lugar, es una apertura terrestre de energía más favorecedora para el crecimiento y preservación de la vegetación.

CÓMO DESARROLLAR LA CLARIVIDENCIA ENERGÉTICA

La clarividencia energética, por lo tanto, se puede desarrollar a través de una práctica a conciencia del manejo de las energías sutiles internas. Hay ejercicios que facilitan esta práctica como, por ejemplo, los descritos a continuación:

  • Ejercicio individual: Siéntese en una silla con los ojos cerrados, trate de llevar su atención hacia su cuerpo. Empiece observando la cabeza, el cuello, el tórax, la pelvis, las piernas y los pies. Luego suba con su atención desde los pies, hasta la cabeza. Dé la orden a su conciencia de limpiar y desprender toda la densidad que pudiera estar adherida en el cuerpo energético, a la vez que sigue haciendo el barrido a través de su atención (desde la cabeza hasta los pies y viceversa). Una vez se haya limpiado energéticamente, lleve ahora su atención hacia el punto energético del entrecejo y empiece a observar lo que sucede en esa región. Podrá percibir que las energías internas se empiezan a mover para activar ese punto concreto. A continuación, abra los ojos y observe si hay algún cambio en su visión o en la percepción del entorno en el que se encuentra. Practique este ejercicio a diario y tome conciencia del aumento de lucidez que experimenta a través de la limpieza energética y de la activación de este punto de clarividencia visual.
  • Ejercicio entre dos personas: siéntense cada uno en una silla y hagan primero el ejercicio anterior de forma individual. Una vez hayan limpiado el cuerpo energético, una de las personas hará de sujeto a investigar y el otro hará de sujeto que percibe. El que percibe, abrirá los ojos y simplemente observará al sujeto que sigue con los ojos cerrados. Mantener este nivel de atención durante unos cinco minutos y después volver a cerrar los ojos para limpiar otra vez el cuerpo energético. Cambiar el rol entre las dos personas y al final del ejercicio, comentar lo que cada uno haya percibido para contrastar las distintas experiencias.

OTRAS CUALIDADES PERCEPTIVAS DE LA CONCIENCIA

La capacidad de percibir las energías, no sólo puede venir a través de la clarividencia visual. También puede desarrollarse a través de otros sentidos como el cinestésico o el auditivo. Cada persona, tiene mayor o menor facilidad en activar uno u otro sentido, así que es interesante descubrir qué canal es, de forma natural, más sensible o más fácil de ser aumentado. Si aun practicando los ejercicios anteriores, no avanza en sus resultados, pruebe de descubrir si es más sensible a desarrollar la clariaudiencia (capacidad de percibir las energías a través del sonido) o la señalética física (capacidad de captar las energías a través de sensaciones corporales como la presión, pesadez/ligereza, dolor/bienestar corporal, calor/frío, etc.). Ésto lo podrá averiguar a través de una práctica diaria de atención consciente o de una sesión de terapia energética.

Como conclusión, se podría decir que la clarividencia energética, es una de las cualidades perceptivas de la conciencia más útiles y más eficaces, si se quiere profundizar en el manejo y gestión tanto de las energías personales, como de las del entorno. También es una cualidad inherente a la conciencia pero que se ha ido perdiendo con el tiempo, debido al auge del conocimiento validado únicamente a través de los sentidos físicos. Sin embargo, aunque la racionalidad sea una parte imprescindible del avance humano, existen otros niveles que, si se pudieran complementar con el conocimiento racional, supondrían desde mi punto de vista, un avance mucho mayor hacia la mejora de la calidad de vida humana.

2018, Conciencia y energía

Signos para identificar un ataque energético

Vivimos en un mundo que no sólo es material, sino también energético. El movimiento de la energía sutil no está al alcance del sentido visual, pero si aprendemos a desarrollar otras capacidades sensoriales, como la intuición o la percepción cinestésica, podremos percibir lo que ocurre realmente en cualquier tipo de interacción energética.

3D rendering. Abstract background concept of cyber security and attack, system crash.

Los ataques energéticos, son energías negativas que actúan, consciente o inconscientemente, con la intención de dañar a la persona que los está recibiendo. Pueden provenir de personas a través de la mente, ya que un pensamiento está provisto de una energía que mueve una acción concreta, o a través de entidades astrales. Normalmente, el objetivo del ataque energético de una entidad es el drenaje energético o la parasitación, puesto que estos seres no tienen la capacidad de obtener energía por sí mismos. Necesitan alimentarse de las conciencias.

Business man defending light beams with umbrella concept

Algunos signos que nos indican que podríamos estar recibiendo un ataque energético son:

1.- Cambios en el estado de ánimo bruscos, acompañados de una bajada importante de la energía vital sin causa externa que lo justifique.

2.- Experimentar inquietud, insomnio, somnolencia excesiva o mucho cansancio, aún teniendo una buena salud física y mental.

3.- Las cosas en el día a día se tuercen, aparecen obstáculos para conseguir objetivos, todo sale al revés.

4.- Proyectos que van bien, repentinamente empiezan a ir mal sin motivo aparente.

5.- La persona deja de actuar y de pensar por sí misma. Pierde el rumbo de su vida.

6.- Sufrir accidentes sin que haya habido imprudencias.

7.- Hábitos de consumo de sustancias tóxicas. El ataque empieza previamente a través de la incitación a ese consumo.

8.- La persona se vuelve muy reactiva, con predominio de las emociones negativas.

9.- La mente se desestabiliza y la persona empieza a sufrir sin saber el porqué.

10.- Fenómenos extraños en la vivienda o en el lugar de trabajo.

Para evitar que ésto ocurra, es importante fortalecer el cuerpo, la mente y la energía, para así aumentar la capacidad de autodefensa y no dar ningún tipo de entrada a estas energías dañinas. El mantener nuestro cuerpo energético limpio y tener una mente estable libre de cualquier tipo de negatividad, también facilitará que la energía propia esté lo más protegida posible. Para limpiarnos energéticamente, hay que primero despertar la conciencia en todos los niveles, estar en contacto frecuente con la naturaleza y conectar con la energía planetaria, que es la que sostiene la vida biológica día a día.