2021, Cuerpo energético

Cómo evitar una postura energética encorvada

La postura energética es una réplica exacta de la postura física. Manifiesta la organización de la energía sutil, junto con toda la información almacenada a lo largo del tiempo. También es donde se adhieren las energías densas provenientes del exterior. Es por este motivo, que es de crucial importancia no sólo cuidar la postura del cuerpo físico, sino incorporar la conciencia acerca de en qué estado se encuentra nuestra postura energética sutil.

Claves para evitar una postura energética encorvada o colapsada:

  • Tomar conciencia primero de la propia postura corporal: aprender a percibir el cuerpo y aumentar la conciencia de él, es el primer paso antes de empezar a comprender dinámicas internas más profundas y complejas. Para ello, las terapias corporales que van orientadas a ese objetivo, son el camino para generar esa conciencia del cuerpo tan fundamental para mejorar el propio bienestar.
  • Tomar conciencia de la postura energética sutil: una vez hemos aprendido a percibir el cuerpo físico, podemos profundizar y empezar a tomar conciencia de la energía vital interna. Para ello, es necesario que la capacidad de mantener la atención y el foco en uno mismo sea óptima, puesto que captar la energía sutil, es más difícil que captar sensaciones del cuerpo físico.
  • Aprender a identificar qué hábitos afectan a la propia postura energética: cuando es posible percibir la energía sutil, automáticamente podemos percibir también qué le está repercutiendo y qué no. Algunos ejemplos de hábitos que perjudican la postura energética, tienen que ver con hábitos que también afectan al cuerpo físico como, por ejemplo, estar sentado demasiadas horas, no hacer actividad física, consumir sustancias tóxicas o estar expuesto constantemente a gran cantidad de radiaciones electromagnéticas. Estas repercusiones se podrán sentir en forma de peso, cambios en la alineación del cuerpo, dolor, bajones de energía, bostezos, eructos, tos, etc.
  • Detectar qué relaciones personales tienen una repercusión directa en la propia postura energética: las relaciones personales son uno de los temas fundamentales para investigar las dinámicas inconscientes propias y las de los demás. Nos aportan gran cantidad de señales e información que no se pueden percibir a través de la mente cognitiva. Por lo tanto, si se quiere tener un nivel de energía óptimo, es necesario investigar qué tipo de relaciones se tienen y cómo uno se relaciona con los demás, para así descubrir los patrones de relación inconscientes, que pudieran estar drenando la energía propia o la de los demás. La autonomía energética (no necesitar absorber o ser absorbido por otros), es un estado interno a realizar si se quiere cuidar y preservar la propia salud.
  • Si se tienen relaciones personales que dañan la energía, hacer los cambios correspondientes para que eso no ocurra, como son el poner límites: a veces las intenciones inconscientes de las personas al relacionarse, tienen que ver con traumas que hayan podido tener en el pasado, con lo que necesitan compensar esas heridas, a través de su forma de interactuar con los demás. Por este motivo, es imprescindible tomar conciencia de las dinámicas energéticas sutiles, para que, en el caso de que haya una afectación negativa, se puedan poner límites saludables que ayuden a proteger la energía vital. También es importante investigar si, por el contrario, es la propia persona quien está dañando a otros a través de sus acciones inconscientes energéticas. La clave de tener relaciones personales saludables está en la autoconciencia, el respeto y la autonomía.
  • Aumentar la protección energética a través de limpiezas energéticas periódicas: a medida que se va profundizando en el conocimiento de las energías, nos damos cuenta de la cantidad de energías negativas que están activas en el día a día. Limpiarse diariamente de las impregnaciones densas, ayuda en gran medida a fortalecer la energía vital y a evitar que lleguen esas energías densas, que pretenden molestar, interferir y bajar la frecuencia vibracional de la persona.
  • Salir de cualquier tipo de relación personal en la que haya algún tipo de manipulación sutil: para darse cuenta de en qué momento se nos está manipulando, hay que saber percibir cómo afecta la energía del entorno en nuestro cuerpo. Para ello, existe la llamada “señalética energética” que es la que nos puede aportar esta información. Algunas señales que nos dan pistas de que nos está entrando densidad son: tener sueño de forma repentina, pinchazos en la piel, sentir que el cuerpo se empieza a doblar hacia delante, tos, estornudos, bostezos, sensación de presión en alguna zona del cuerpo, etc. Toda esta información es muy valiosa, puesto que nos ayuda a descubrir la calidad de las energías de la persona con la que se está interactuando (también de la calidad de la energía propia, si vemos que la repercusión la tiene el otro).
  • Identificar en qué momento se está entrando en sumisión en relación a algo o a alguien: la señal más clara de que eso está ocurriendo, se va a percibir en las cervicales, la cabeza y la postura corporal. Lo más habitual es que se empiece a sentir tensión o dolor en las cervicales, presión o dolor de cabeza y un encorvamiento de la postura corporal en dirección hacia delante.

La postura del cuerpo físico, es un tema que se ha investigado en profundidad desde el campo de la Educación Física, la Fisioterapia y la Osteopatía. Sin embargo, el conocimiento del cuerpo energético, es el que da las respuestas más precisas si se quiere comprender la causa del colapso o encorvamiento postural, tan común en el ser humano. No todo es debido a la fuerza de la gravedad…

2021, Cuerpo energético

¿Cuáles son las regiones del cuerpo energético?

El cuerpo energético es el nivel del ser que alberga la energía vital de la conciencia. En el post anterior, hablamos del funcionamiento del cuerpo general y aquí voy a seguir desarrollando cuáles son las regiones del cuerpo energético.

Algunas consideraciones previas sobre el cuerpo energético

Se le puede llamar también cuerpo etérico, cuerpo astral, cuerpo causal, aura o energosoma. Cada línea de conocimiento tiene su particular forma de percibir estos niveles, en función de si ese conocimiento proviene de la escuela hinduista, budista, china o de las escuelas filosóficas occidentales. También hay varios sanadores/as que han desarrollado explicaciones del cuerpo energético, así que la visión de la energía sutil, junto con la forma de nombrarla, dependen de la persona que la percibe y de su propia metodología.

La visión de la anatomía energética que describo, es fruto de mi experiencia en la práctica diaria de las sesiones individuales y grupales, por lo que proviene de mis propias capacidades de percepción energética. Como siempre digo, no hay que creer nada, sino experimentar por uno mismo/a. Sólo a partir del propio discernimiento, contrastándolo con todo el conocimiento que hay, es posible hacer ciertas aproximaciones a lo real.

En este artículo haré una descripción de las regiones más importantes del cuerpo energético, como son la cara, la parte posterior de la cabeza, el tórax, la pelvis, las piernas y los pies.

Región energética superior : Anatomía energética facial

La cara es una de las regiones más importantes del cuerpo sutil, puesto que manifiesta energéticamente la información ubicada en la mente. En función de la calidad de esa información mental, facilitará en mayor o menor medida la fluidez energética de la región facial.

Por poner un ejemplo, si la persona tiene en su mente mucha información negativa, como ésta tiende hacia la densidad vibracional, va a provocar que se bloqueen más fácilmente los distintos puntos energéticos de la cabeza. En términos de energía, la densidad aporta peso, opacidad, turbiedad, viscosidad o espesor, por lo que una energía que en esencia es ligera, se puede convertir en muy pesada.

Algunos de los puntos energéticos que están ubicados en la cara y la parte anterior del cuello, son los mostrados en la siguiente ilustración:

Cada punto, corresponde a una función específica que puede variar en función de las características personales. Sin embargo, es común encontrar ciertas coincidencias. Es el caso de los siguientes puntos:

  • El del entrecejo tiene que ver con la capacidad de ver las energías.
  • El frontal tiene que ver con la capacidad de razonar, discernir y aplicar el sentido lógico.
  • Los puntos de las sienes están vinculados al control emocional.
  • El de la coronilla es la conexión con los niveles energéticos elevados.
  • Los de las mejillas reflejan el estado anímico y emocional de la persona.
  • El punto justo por debajo de la barbilla manifiesta la voluntad personal.
  • El de la garganta tiene que ver con la comunicación.
  • Los puntos laterales del cuello son zonas muy sensibles de concentración de energía vital.

Parte posterior de la cabeza y de las cervicales

Junto con la región de la cara, la nuca también es una zona de vital importancia, ya que está relacionada de la misma forma con la mente. Por lo tanto, todos los bloqueos a nivel del pensamiento, van a repercutir de forma directa en los puntos que se muestran a continuación:

De todos los puntos ilustrados, destacaré el que está en el occipital (que tiene la función de percibir energéticamente el espacio por detrás del cuerpo) y el que está ubicado en la vértebra C5. Éste tiene una especial relevancia puesto que es una de las entradas que hay más vulnerables del propio cuerpo energético, no sólo porque no podemos ver con los ojos físicos lo que ocurre detrás de nosotros, sino porque este punto tiene la función de albergar el centro de acceso a la voluntad de la persona.

De esta forma, si a nivel energético hay una vulnerabilidad en esta zona, es más fácil doblegar la mente de la persona e introducirle ideas, creencias o acciones para que las ejecute de forma automática. Parece ciencia ficción, pero las técnicas de manipulación mental y energética existen y están por todas partes. Es por este motivo, que es tan importante aumentar la capacidad de percibir las energías sutiles, ya que ésto nos confiere una gran protección frente a la contaminación energética exterior.

Región energética media : El tórax

En el tórax también encontramos puntos energéticos importantísimos, ya que en esta región está ubicada la conciencia más profunda o alma (aunque desde mi perspectiva, no es un término del todo preciso para describir a la conciencia).

El alma tiene que ver con el programa de creencias y de experiencias que trae la conciencia de otras encarnaciones y que suele condicionar el transcurso de su vida actual.

La conciencia es la que experimenta ese programa, así que desde mi punto de vista, es un nivel más profundo que el del alma portadora de la información de las memorias pasadas. Porque la conciencia determina cómo las vivimos.

A nivel concreto, la conciencia está ubicada energéticamente en la zona de la parte de arriba del esternón. Algunas personas la ubican concretamente en la glándula timo.

Otros puntos importantes del tórax los encontramos en:

  • Los hombros.
  • Escápulas.
  • Vértebras torácicas.
  • Las vértebras lumbares, el pecho.
  • Zona del estómago.
  • Codos.
  • Muñecas.
  • Zona de los riñones.
  • Parte central del esternón.

Cada uno de estos puntos tiene una función específica, pero, a nivel general, todos están relacionados con la capacidad de acción de la persona y su postura corporal energética. Cuantos más puntos haya bloqueados, más dificultad tendrá la persona de mantener una postura direccionada hacia la vertical y más esfuerzo tendrá que realizar a la hora de llevar a cabo sus actividades en la vida cotidiana.

Región energética inferior : Pelvis, piernas y pies

Esta última región anatómica está relacionada energéticamente con los mayores o menores grados de movimiento en el día a día. Los puntos del sacro, coccis, caderas, rodillas y tobillos, son los que definen esa capacidad de moverse de una forma ágil y dinámica.

Si la persona tiene densidad, bloqueos o interferencias energéticas en esos puntos, es probable que todo su condición física se vea afectada. También tendrá dificultad en materializar cambios concretos en su vida, ya que tenderá de una forma inconsciente, hacia el inmovilismo, la comodidad, la rigidez o el miedo al cambio.

El estudio de los cuerpos energéticos sutiles es todavía un ámbito muy desconocido en el mundo occidental. En Oriente, en cambio, este conocimiento está disponible desde hace muchos siglos a través de la espiritualidad y la medicina. Esperemos que en los próximos años haya la apertura mental suficiente, para que esta sabiduría se pueda integrar como algo esencial en el aumento de la calidad de vida humana.

2021, Cuerpo energético

¿Qué es el cuerpo energético?

Toda la información que aparece en este artículo, es el resultado de mis propias experiencias y de mi visión personal. No creas nada. Investiga, experimenta y trata de aumentar el discernimiento de tu propia conciencia.

El cuerpo energético es el cuerpo que comunica las energías personales. También se le puede llamar vehículo de manifestación energética, ya que está conformado por el conjunto de todos los centros, vórtices y puntos de energía que se integran en él.

A nivel de forma, es una réplica exacta del cuerpo físico, sin embargo, no se puede percibir visualmente, sino que sólo se puede observar cuando se tiene desarrollada la clarividencia, que es la capacidad de ver y percibir las distintas dimensiones que existen más allá de este plano físico.

El cuerpo energético, es el resultado concreto en términos de energía, de la conciencia individual, así que en función de sus particularidades, esa conciencia manifestará diferentes tipos de frecuencias vibracionales. Por poner un ejemplo, cualidades concienciales como la lucidez, la serenidad o la benevolencia, van asociadas a frecuencias vibracionales altas y éstas se expresan a través de energías muy translúcidas, limpias o elevadas. En cambio, si esa conciencia tiene unas características que tienden más hacia el egocentrismo, la negatividad o la falta de discernimiento, las energías resultantes se percibirán como más opacas, densas y pesadas.

LOS DISTINTOS PUNTOS Y CENTROS ENERGÉTICOS

En el cuerpo energético, podemos encontrar diferentes puntos pequeños de energía y centros donde se acumula una cantidad de energía mayor. Los puntos son zonas muy concretas del cuerpo, en cambio los centros albergan zonas más amplias.

A éstos últimos se les pueden llamar también “chakras“, aunque prefiero no utilizar nomenclatura oriental, puesto que en el lenguaje occidental, tenemos palabras que pueden definir también una anatomía energética, más allá de los términos utilizados en la cultura china, india o tibetana.

Algunos de los puntos energéticos que podemos encontrar en el cuerpo, están ubicados en:

  • Huesos temporales y occipital del cráneo.
  • Cervicales.
  • Esternón.
  • Escápulas.
  • Hombros.
  • Muñecas.
  • Costillas.
  • Caderas.
  • Rodillas o tobillos.

Los centros energéticos son zonas más amplias del cuerpo y corresponden a áreas anatómicas o órganos como: la cabeza, la garganta, el corazón, el estómago, la pelvis y los pies.

CUALIDADES Y COLORES DE LAS ENERGÍAS DEL CUERPO ENERGÉTICO

Las energías que conforman el cuerpo energético, tienen distintas frecuencias vibracionales y cada una de éstas, están asociadas a colores o a gamas cromáticas.

Por ejemplo, en un cuerpo energético limpio, es habitual ver colores como el rosa, el azul turquesa o el malva. Cuando hay más suciedad, negatividad o la conciencia está menos lúcida, los colores más comunes que se pueden manifestar son el marrón, el gris o incluso el negro.

Desarrollar la clarividencia energética es importante, porque nos dará mucha información acerca de la calidad de las energías y especialmente, podremos intuir si una conciencia está receptiva a la idea de cambio y evolución o si, por el contrario, tiende más hacia el dogmatismo, la rigidez o el cierre.

El brillo y la transparencia

Otra de las particularidades de las energías que conforman el cuerpo energético, tiene que ver con cualidades como el brillo o la transparencia. El brillo es la manifestación energética que expresa una ausencia de cualquier tipo de negatividad, pensamientos dañinos, baja autoestima o creencias falsas. Significa que esa conciencia, ha trascendido los puntos débiles, la mente egoica y ha integrado niveles significativos de sabiduría conciencial. También que ha desarrollado capacidades de asistencia a otras conciencias y que está realizando su propósito existencial.

La transparencia es un aspecto que tiene más que ver con la ausencia de cualquier tipo de engaño o manipulación. Cuando percibimos una energía transparente, significa que no hay dobles intenciones, sino que esa conciencia se muestra de forma directa, coherente y sin esconder nada por detrás. Las energías actuales presentes en el planeta, tienen en gran medida esta característica y probablemente van a impulsar grandes cambios en referencia a temas muy humanos como la estafa, la mentira o la manipulación mental.

Qué es la percepción cinestésica

La señaléctica energética, son las sensaciones que puede recibir nuestro cuerpo a través del sentido cinestésico, cuando entra en contacto con las energías de otras conciencias. Algunos ejemplos de sensaciones físicas cuando se interactúa con energías densas son: pinchazos, sentir que el cuerpo empieza a doblarse hacia delante, bostezos, tos, náuseas, dolor en zonas concretas del cuerpo, cambios emocionales, o sensación de pesadez y de cansancio.

En cambio, cuando la interacción es con energías más limpias, puede haber una sensación de amplitud, serenidad, de que el cuerpo se proyecta hacia arriba, de que se respira mejor o incluso de que hay un aumento de la energía vital.

La investigación del cuerpo energético, es un campo muy amplio de estudio personal. Sin embargo, desde mi punto de vista, es de una importancia fundamental si se quiere comprender la causa de muchos de los problemas a los que nos enfrentamos diariamente. La conciencia y sus energías, son las grandes impulsoras de los cambios y de la evolución humana.

Para aprender cómo empezar a percibir el cuerpo energético, es imprescindible iniciar un proceso de limpieza y refinación de las capacidades perceptivas personales. Es uno de los objetivos de las sesiones tanto grupales como individuales que estoy realizando en la actualidad. Encontrarás más información en este enlace: temática y tipos de sesiones.

2018, Cuerpo energético

El cuerpo energético libre de interferencias

El cuerpo energético sutil, es el nivel en donde podemos encontrar más contaminación e información negativa para la persona. Sin embargo, este hecho es muy desconocido para la gran mayoría de la sociedad, que sólo atiende a sus niveles físico, mental y emocional. Si no se accede al cuerpo energético, aunque los problemas se alivien, jamás encontraremos la solución a la verdadera causa del sufrimiento. El ser humano arrastra en los cuerpos sutiles, información muy limitante, autodestructiva y oscura, haciendo que se obstaculice su potencial y manteniéndole en un estado muy bajo de energía. Debemos aprender a reconocer el estado de nuestro cuerpo energético para así empezar, desde la propia voluntad, a limpiarlo y liberarlo de todas estas interferencias negativas.

2017, Cuerpo energético

Cuerpo energético y energía vital

El cuerpo energético es uno de los niveles más profundos del sistema y está totalmente interconectado con el nivel físico y mental. Aunque no lo podamos ver desde el sentido visual, sí que se puede llegar a percibir desde el sentido propioceptivo. Cuando conectamos con él, podemos investigar sobre el estado de nuestra energía vital, como por ejemplo, si sentimos que ésta circula de forma fluida o que hay lugares en los cuales está bloqueada o estancada. Un cuerpo energético saludable, garantiza un buen funcionamiento del cuerpo físico y mental, y de la misma manera, un buen estado físico y mental favorece el tener un cuerpo energético sano. Así, una de las funciones del cuerpo energético, es la de contener nuestra energía vital, por lo que cuanto más limpio y desbloqueado esté, más preservaremos el funcionamiento óptimo de la globalidad de nuestro sistema.