2021, Cuerpo energético

¿Qué es el cuerpo energético?

Toda la información que aparece en este artículo, es el resultado de mis propias experiencias y de mi visión personal. No creas nada. Investiga, experimenta y trata de aumentar el discernimiento de tu propia conciencia.

El cuerpo energético es el cuerpo que comunica las energías personales. También se le puede llamar vehículo de manifestación energética, ya que está conformado por el conjunto de todos los centros, vórtices y puntos de energía que se integran en él.

A nivel de forma, es una réplica exacta del cuerpo físico, sin embargo, no se puede percibir visualmente, sino que sólo se puede observar cuando se tiene desarrollada la clarividencia, que es la capacidad de ver y percibir las distintas dimensiones que existen más allá de este plano físico.

El cuerpo energético, es el resultado concreto en términos de energía, de la conciencia individual, así que en función de sus particularidades, esa conciencia manifestará diferentes tipos de frecuencias vibracionales. Por poner un ejemplo, cualidades concienciales como la lucidez, la serenidad o la benevolencia, van asociadas a frecuencias vibracionales altas y éstas se expresan a través de energías muy translúcidas, limpias o elevadas. En cambio, si esa conciencia tiene unas características que tienden más hacia el egocentrismo, la negatividad o la falta de discernimiento, las energías resultantes se percibirán como más opacas, densas y pesadas.

LOS DISTINTOS PUNTOS Y CENTROS ENERGÉTICOS

En el cuerpo energético, podemos encontrar diferentes puntos pequeños de energía y centros donde se acumula una cantidad de energía mayor. Los puntos son zonas muy concretas del cuerpo, en cambio los centros albergan zonas más amplias.

A éstos últimos se les pueden llamar también “chakras“, aunque prefiero no utilizar nomenclatura oriental, puesto que en el lenguaje occidental, tenemos palabras que pueden definir también una anatomía energética, más allá de los términos utilizados en la cultura china, india o tibetana.

Algunos de los puntos energéticos que podemos encontrar en el cuerpo, están ubicados en:

  • Huesos temporales y occipital del cráneo.
  • Cervicales.
  • Esternón.
  • Escápulas.
  • Hombros.
  • Muñecas.
  • Costillas.
  • Caderas.
  • Rodillas o tobillos.

Los centros energéticos son zonas más amplias del cuerpo y corresponden a áreas anatómicas o órganos como: la cabeza, la garganta, el corazón, el estómago, la pelvis y los pies.

CUALIDADES Y COLORES DE LAS ENERGÍAS DEL CUERPO ENERGÉTICO

Las energías que conforman el cuerpo energético, tienen distintas frecuencias vibracionales y cada una de éstas, están asociadas a colores o a gamas cromáticas.

Por ejemplo, en un cuerpo energético limpio, es habitual ver colores como el rosa, el azul turquesa o el malva. Cuando hay más suciedad, negatividad o la conciencia está menos lúcida, los colores más comunes que se pueden manifestar son el marrón, el gris o incluso el negro.

Desarrollar la clarividencia energética es importante, porque nos dará mucha información acerca de la calidad de las energías y especialmente, podremos intuir si una conciencia está receptiva a la idea de cambio y evolución o si, por el contrario, tiende más hacia el dogmatismo, la rigidez o el cierre.

El brillo y la transparencia

Otra de las particularidades de las energías que conforman el cuerpo energético, tiene que ver con cualidades como el brillo o la transparencia. El brillo es la manifestación energética que expresa una ausencia de cualquier tipo de negatividad, pensamientos dañinos, baja autoestima o creencias falsas. Significa que esa conciencia, ha trascendido los puntos débiles, la mente egoica y ha integrado niveles significativos de sabiduría conciencial. También que ha desarrollado capacidades de asistencia a otras conciencias y que está realizando su propósito existencial.

La transparencia es un aspecto que tiene más que ver con la ausencia de cualquier tipo de engaño o manipulación. Cuando percibimos una energía transparente, significa que no hay dobles intenciones, sino que esa conciencia se muestra de forma directa, coherente y sin esconder nada por detrás. Las energías actuales presentes en el planeta, tienen en gran medida esta característica y probablemente van a impulsar grandes cambios en referencia a temas muy humanos como la estafa, la mentira o la manipulación mental.

Qué es la percepción cinestésica

La señaléctica energética, son las sensaciones que puede recibir nuestro cuerpo a través del sentido cinestésico, cuando entra en contacto con las energías de otras conciencias. Algunos ejemplos de sensaciones físicas cuando se interactúa con energías densas son: pinchazos, sentir que el cuerpo empieza a doblarse hacia delante, bostezos, tos, náuseas, dolor en zonas concretas del cuerpo, cambios emocionales, o sensación de pesadez y de cansancio.

En cambio, cuando la interacción es con energías más limpias, puede haber una sensación de amplitud, serenidad, de que el cuerpo se proyecta hacia arriba, de que se respira mejor o incluso de que hay un aumento de la energía vital.

La investigación del cuerpo energético, es un campo muy amplio de estudio personal. Sin embargo, desde mi punto de vista, es de una importancia fundamental si se quiere comprender la causa de muchos de los problemas a los que nos enfrentamos diariamente. La conciencia y sus energías, son las grandes impulsoras de los cambios y de la evolución humana.

Para aprender cómo empezar a percibir el cuerpo energético, es imprescindible iniciar un proceso de limpieza y refinación de las capacidades perceptivas personales. Es uno de los objetivos de las sesiones tanto grupales como individuales que estoy realizando en la actualidad. Encontrarás más información en este enlace: temática y tipos de sesiones.