Blog

Enero 2021

Preguntas frecuentes

El mundo de la energía es todavía un ámbito desconocido para muchas personas. El objetivo primordial de estas sesiones, es el de conectar con uno mismo y aprender a descubrir los niveles más profundos de la conciencia que suelen estar dormidos e inconscientes. El bienestar que se experimenta a través de éstas, es una consecuencia del hecho de irnos despertado poco a poco de un estado de ignorancia fundamental, que hace que pensemos que la vida es algo que nos sucede sin que podamos hacer nada al respecto. Frases como “la vida es así”, “esto es lo que me ha tocado vivir y no hay nada que hacer”, o “la vida es sufrimiento”, son creencias que precisamente bloquean la conciencia y la capacidad del ser humano de conocer y descubrir la realidad en la que nos encontramos. Una vez descubrimos que vivimos en un estado de letargo conciencial, sin capacidad para ni siquiera saber quiénes somos, qué hacemos aquí y cuál es nuestro propósito existencial más allá de los beneficios relacionados con la supervivencia, la capacidad para elegir se convierte en el primer paso hacia la creación de una vida propia y en total coherencia con todos los niveles de nuestro ser.

Existen distintas formas de trabajar dentro del ámbito energético, así que es importante comprender las diferencias entre estas sesiones y otro tipo de modalidades terapéuticas:

Preguntas:

¿Qué requisitos previos se necesitan para realizar estas sesiones?

Para empezar estas sesiones, es importante que la persona previamente haya investigado o se haya preguntado acerca de la existencia de la continuidad de la conciencia más allá de los límites de esta vida física. Preguntas como: ¿quién soy yo?, ¿de dónde vengo?, ¿qué hay después de la muerte? o ¿cuál es mi propósito existencial? son indicadores de que la persona intuye que existen distintos niveles en nuestro ser que van más allá de lo que percibimos a través de los sentidos. Esta necesidad de trascendencia del ser, que algunos científicos podrían interpretar como mecanismos mentales para eludir la idea de la muerte y el pretender alcanzar algún tipo de inmortalidad, ha sido cubierta a lo largo del tiempo a través de las distintas religiones, líneas de pensamiento filosófico, espiritual o mágico. Lo que se consigue a través de estas sesiones de terapia energética, es que la persona que siente esta necesidad de trascendencia del ser, pueda por sí misma, y no a través de los diferentes sistemas de creencias espirituales que ha habido hasta ahora, tener una experiencia y conexión directa con su propia conciencia.

¿Por qué se conecta con la conciencia a través del cuerpo energético?

Porque desde mi visión propia, en el cuerpo energético hay almacenada mucha información mental, emocional y energética que impide justamente conectar con nosotros mismos en su nivel más profundo. Cuando limpiamos toda esta información distorsionada que condiciona en gran medida nuestra vida, la conexión con la conciencia tiene lugar de forma clara y directa, y el resultado es la posibilidad de vivir desde los niveles más elevados y energéticos del ser.

¿Qué tipo de energía se puede experimentar en las sesiones?

La energía que se puede experimentar en estas sesiones es una energía libre, de la que nace la conciencia verdadera, o el ser en su estado más puro. También es aquella que te conecta directamente con la total expansión de la conciencia, en ausencia de cualquier tipo de condicionamiento o programación mental. Esta energía te lleva a sentir un propio estado de coherencia, equilibrio y armonía en todos los niveles.

¿Para qué sirven?

Estas sesiones son un camino para acceder a la propia conciencia y experimentar los distintos niveles energéticos, en consonancia con nuestra capacidad de comprensión de la realidad y asimilación de las distintas frecuencias que se van experimentando. A más limpio está nuestro cuerpo energético, más capacidad tenemos de percibir frecuencias cada vez más elevadas.

¿A qué ayudan?

Fundamentalmente a despertar del letargo de la conciencia. Además, las sesiones pueden ayudar a sentir un bienestar general, tener una mayor claridad en la visión, ligereza del cuerpo, potencia física, estado de ánimo positivo o ausencia de fatiga, como consecuencia de la capacidad de conexión con la propia conciencia y de la limpieza de los canales sutiles del cuerpo energético. A mayor conexión con la conciencia, más capacidad se tiene de saber guiarse a uno mismo a través de las circunstancias, y más decisiones se toman desde la inteligencia y no desde los programas de condicionamiento mental.

¿Durante cuánto tiempo hay que hacerlas?

El tiempo de duración del proceso depende de los niveles de conexión propia que se quiera realizar. Sin embargo, mi recomendación es la constancia en las sesiones, puesto que los niveles sutiles son los más difíciles de percibir y requiere por parte de la persona de voluntad y claridad de la conciencia.

¿Tienen algo que ver con el Reiki?

La energía que se trabaja en estas sesiones no tiene nada que ver con el Reiki ni con ningún otro sistema de sanación energética. Tampoco se envía energía a través de las manos para dirigirla al cuerpo de la persona. Trabajo desde mi propio nivel energético y mi propia conciencia, para así detectar aquello que le está impidiendo a la persona conectar con su auténtica sabiduría.

¿Cuál es el papel de la persona que las recibe?

El papel de la persona que recibe las sesiones es muy activo, puesto que para limpiar el cuerpo energético es necesario que la persona, desde su propia voluntad, decida limpiar aquello que está interfiriendo en el descubrimiento de sí mismo.

Mayo 2020

Consejos energéticos para los próximos meses

Los acontecimientos actuales están acelerando en gran medida nuestro proceso de despertar de la conciencia. Es por este motivo que es muy importante aprovechar esta oportunidad para materializar los cambios que queremos ver en nuestra vida.

Lo que recomiendo para traspasar este proceso, es practicar y tener en cuenta los siguientes aspectos:

-Dedicar media hora al día para conectar con el propio cuerpo, la mente y la energía sutil. Ésto va a alinear los distintos niveles del ser y va a hacer que las emociones negativas se calmen instantáneamente.

Minimizar el tiempo de exposición a canales de información que utilizan la propaganda, el control mental y el lavado de cerebro para moldear el pensamiento.

Conectarse con la energía del cambio que está presente actualmente en el planeta. Estas nuevas frecuencias están apoyando los procesos personales que tienen que ver con el discernimiento, la coherencia, la visión, la libertad interna y la potencia energética.

Identificar los aspectos personales que debilitan o bajan el estado de ánimo en el día a día. Trabajarlos para que se conviertan en fortalezas. También es necesario entrar en la mente subconsciente, para sacar a la superfície informaciones ocultas que pudieran estar obstaculizando los avances personales.

Estar en contacto con personas que nos potencian para aumentar la sensación de fuerza y estabilidad.

Limpiar la propia energía diariamente a través de la conexión con la conciencia.

Abrir espacios para el aprendizaje de nuevos conocimientos.

-Mantener el enfoque en el propio proceso de cambio y en el evento de subida de la frecuencia energética del planeta.

Los cambios personales que se puedan materializar en los próximos meses, van a suponer saltos cuánticos a nivel evolutivo. Es por ésto que, desde el punto de vista de la conciencia, es un momento perfecto para darle un sentido muy profundo a nuestra vida y aumentar las capacidades físicas, mentales y energéticas.

Febrero 2019

Predicción energética para el 2019

Después de haber pasado un año de muchísimo trabajo interno, con la entrada del 2019 se inicia un nuevo ciclo que va a cambiar por completo la dirección de nuestra vida. Para las personas que han estado trascendiendo sus aspectos más vulnerables desde el 2013, ahora es el momento de poner a prueba todo lo que se ha integrado y ver su resultado directo en la acción cotidiana.
Lo que se va a poder vivir a lo largo de este año, especialmente para las personas que ya han podido liberar toda su carga, se concretará en varios puntos:

-Se va a poder percibir la realidad con mucha mayor lucidez y claridad. Lo que antes era muy difícil de ver, ahora va a resultar de lo más obvio, promoviéndose así un gran empuje energético y generador de nuevos cambios que eran impensables años atrás.
-Habrá la opción de entrar en un parámetro espacio-temporal nuevo, en el que tendremos más en cuenta el futuro y con el que podremos sentir constantemente la energía en movimiento. Desde esta visión futura, se activará exponencialmente el presente, manteniéndolo vivo y en continua regeneración.
-Se abrirán muchas posibilidades para quien tenga libertad de movimiento e ilusión de iniciar nuevos proyectos. La independencia interna será la clave para que estas posibilidades se puedan materializar de forma tangible.
-Se podrá sentir una gran expansión a escalas nunca percibidas anteriormente, acompañadas energéticamente de mucho color, brillo y creatividad.
-Se cerrarán ciclos antiguos, el pasado quedará atrás y se podrán regenerar las consecuencias de energías que pudieron ser en su momento muy dañinas. Todo el pasado que fue negativo se quedará en el olvido, para que toda la energía pueda estar disponible en el presente actualizado. Será más fácil vivir el momento con toda su potencia e intensidad.

En definitiva, a lo largo del 2019, se podrá manifestar de forma concreta una coherencia en todos los niveles físicos, mentales y energéticos, además de sentir una constante sintonía con la Tierra. La esencia innata empezará a ser vivida en el día a día y desde este punto, se irán aumentando las capacidades hasta llegar a la realización visible del propósito existencial propio. Las ideas elevadas podrán hacerse realidad y abrirse en un espacio nuevo. Es la materialización del cambio del que ya estuvimos preparándonos desde hace muchos años.
Veremos cómo se va desarrollando este inspirador nuevo año de la expansión…

Diciembre 2018

Longevidad energética

La longevidad, ha sido uno de de los grandes temas explorados no sólo en el área de la ciencia, sino también en gran parte de las líneas espirituales antiguas. En el caso de la espiritualidad, el objetivo de tener una vida lo más larga posible, era el de tener más tiempo para la práctica y aprovechar la oportunidad que brinda esta existencia humana, para alcanzar la iluminación o el despertar de la conciencia. Siguiendo esta dirección y para poder aumentar las probabilidades de tener una larga vida, es imprescindible trabajar en los niveles físico, mental y energético, siendo éste último el que tiene una mayor relevancia. En los canales sutiles de energía, hay mucha información oculta que puede obstaculizar gravemente la preservación de la salud y de la vida.

Para limpiar y purificar nuestra energía de todas las posibles interferencias que puedan estar dañándola sin que seamos conscientes, es importante evitar o eliminar:

Las emociones negativas:
El sufrimiento daña en gran medida nuestra energía vital y puede desestabilizar mucho el equilibrio del cuerpo. A más sufrimiento, más aumentará la probabilidad de que se disparen emociones como el enfado o el miedo, haciendo que la frecuencia energética baje considerablemente.
La ignorancia:
Tiene relación con el sufrimiento y las emociones negativas. A más elevamos la percepción de la realidad, mayor ángulo de visión tendremos de las circunstancias y más podremos relativizar los problemas personales. Esta visión más sabia de la vida, evitará el atrape en las frecuencias densas y creará la posibilidad de experimentar estados profundos de felicidad.
Los parásitos astrales:
Eliminar energías que no son propias, marca una gran diferencia entre el tener una vida tranquila o sufrir infinidad de problemas debido al ataque de estas entidades etéricas, que pueden incluso interferir en los niveles biológicos.
Los tóxicos:
Debido al alto nivel de contaminación presente en el aire, el agua y los alimentos, es fundamental realizar actividad física, llevar una alimentación inteligente o estar en contacto frecuente con la naturaleza. Consumir drogas también puede dañar de forma irreversible la energía sutil.

En resumen, es importante tomar conciencia de que tenemos una energía vital propia que es imprescindible saber gestionar, no sólo para poder tener una vida lo más larga posible, sino para liberar a nuestra conciencia de todo aquello que la mantiene atrapada en el sufrimiento y, por lo tanto, en un estado muy bajo de energía.

Octubre 2018

Cómo salir de la debilidad energética

El cuerpo energético es uno de los niveles más profundos de nuestro sistema, y a la vez, es el más sutil y difícil de percibir. Está íntimamente conectado con nuestra conciencia y apoya todos los procesos del cuerpo biológico. Cuando la conexión con la conciencia es poco clara o no existe, eso produce un profundo daño en el cuerpo energético y hace que éste se vaya debilitando con el tiempo. La vida además se convierte en algo que tenemos que gestionar, luchar o resistir, agotándose poco a poco la energía vital de nuestro organismo hasta el punto de que, el cuerpo físico ya no tiene un sostén energético estable y empieza su proceso de degradación o enfermedad. Para salir de esta difícil situación, necesitamos urgentemente despertar nuestra conciencia elevada y desde ese punto, ir reparando todas las capas físicas, mentales y energéticas hasta lograr un nivel de salud óptimo, que nos facilite el tener una vida lo más larga posible y disponer del tiempo para rescatarla del estado de sufrimiento en el que muchas veces encuentra.
Para realizar este proceso de conexión y evitar tener un cuerpo energético debilitado, hay que realizar varias acciones como son:
-Aprender a percibir cómo estamos energéticamente, ya que esta es la clave para poder salir de situaciones de profunda desventaja energética.
-Limpiar con constancia nuestra energía de cualquier tipo de negatividad o interferencia externa.
-Despertar nuestra conciencia para percibir los niveles más sutiles de la realidad y no caer en la trampa del sufrimiento.
-Comprender que nuestra conciencia tiene un origen y que está interconectada con todo lo que le rodea.
-Reestructurar los niveles sutiles energéticos dañados para darle todo el apoyo al cuerpo físico y que pueda tener una salud lo más óptima posible.
Practicando con constancia estos puntos, podemos aumentar en gran medida la fortaleza del cuerpo energético, a la vez que nuestra conciencia alcanzará cada vez una mayor claridad, lucidez y visión de todos los niveles de la realidad, pudiéndose liberar de la ignorancia y del sufrimiento existencial propio de este plano de tercera dimensión.

Septiembre 2018

Signos para identificar un ataque energético

Vivimos en un mundo que no sólo es material, sino también energético. El movimiento de la energía sutil, no está al alcance del sentido visual, pero si aprendemos a desarrollar otras capacidades sensoriales, como la intuición o la percepción kinestésica, podremos percibir lo que ocurre realmente en cualquier interacción energética.

Los ataques energéticos, son energías negativas que actúan, consciente o inconscientemente, con la intención de dañar a la persona que los está recibiendo. Pueden provenir de personas a través de la mente, ya que un pensamiento está provisto de energía que pone en marcha una acción concreta, o a través de entidades astrales. Normalmente, el objetivo del ataque energético de una entidad es el drenaje energético o la parasitación, puesto que estos seres no tienen la capacidad de obtener energía por sí mismos. Necesitan alimentarse de las conciencias.

Algunos signos que nos indican que podríamos estar recibiendo un ataque energético son:

1.- Cambios en el estado de ánimo bruscos acompañados de una bajada importante de la energía vital sin causa externa que lo justifique.

2.- Experimentar inquietud, insomnio, somnolencia excesiva o mucho cansancio, aún teniendo una buena salud física y mental.

3.- Las cosas en el día a día se tuercen, aparecen obstáculos para conseguir objetivos, todo sale al revés.

4.- Negocios que van bien, repentinamente empiezan a ir mal sin motivo aparente.

5.- La persona deja de actuar y de pensar por sí misma.

6.- Sufrir accidentes sin que haya habido imprudencias.

7.- Hábitos de consumo de sustancias tóxicas. El ataque empieza previamente a través de la incitación a ese consumo.

8.- La persona se vuelve muy reactiva, con predominio de las emociones negativas.

9.- La mente se desestabiliza y la persona empieza a sufrir sin saber el porqué.

10.- Fenómenos extraños en la vivienda o en el lugar de trabajo.

Para evitar que esto ocurra, es importante fortalecer el cuerpo, la mente y la energía, para así aumentar la capacidad de autodefensa y no dar ningún tipo de entrada a estas energías dañinas. El mantener nuestro cuerpo energético limpio, y tener una mente estable libre de cualquier tipo de negatividad, también facilitará que la energía propia esté lo más protegida posible. Para limpiarnos energéticamente, hay que primero despertar la conciencia en todos los niveles, estar en contacto frecuente con la naturaleza y conectar diariamente con la energía primordial, que es el origen verdadero de nuestra conciencia.

Junio 2018

La plenitud de una vida energética

Cuando descubrimos el fluir energético del movimiento de la vida y de la conciencia, nos damos cuenta de todo el tiempo que perdimos en el pasado, pensando en aquello que nos faltaba del exterior. La conexión con el nivel más profundo de nosotros mismos, la conciencia, nos permite comprender, por lo tanto, que somos mucho más que un cuerpo biológico que necesita sobrevivir. Es esta misma conciencia, la que tiene su propia fuente energética de la que se nutre sin tener que depredar la energía de los demás. Cuando la persona conecta con su conciencia y los niveles sutiles del cuerpo energético, deja de necesitar lo superfluo, para centrarse en lo primordial, que es el descubrir la capacidad de vivir de una forma plena y satisfactoria en todos los niveles.

Mayo 2018

El paraíso interno energético

Una vez nos desprendemos de todas las cargas emocionales, condicionamientos antiguos, programas erróneos mentales e interferencias energéticas, podemos empezar a experimentar los estados más elevados del cuerpo energético sutil. Cuando vivimos desde esa frecuencia, la vida cotidiana se convierte en una realidad viva, dinámica y creativa. Sólo así podremos mantenernos en un nivel óptimo de energía y los proyectos propios podrán llegar a materializarse de forma rápida y efectiva.

Abril 2018, Cuerpo energético

El cuerpo energético libre de interferencias

El cuerpo energético sutil, es el nivel en donde podemos encontrar más contaminación e información negativa para la persona. Sin embargo, este hecho es muy desconocido para la gran mayoría de la sociedad, que sólo atiende a sus niveles físico, mental y emocional. Si no se accede al cuerpo energético, aunque los problemas se alivien, jamás encontraremos la solución a la verdadera causa del sufrimiento. El ser humano arrastra en los cuerpos sutiles, información muy limitante, autodestructiva y oscura, haciendo que se obstaculice su potencial y manteniéndole en un estado muy bajo de energía. Debemos aprender a reconocer el estado de nuestro cuerpo energético para así empezar, desde la propia voluntad, a limpiarlo y liberarlo de todas estas interferencias negativas.

Marzo 2018

La importancia energética de la conexión con el planeta

La conexión con el planeta, el sentir que formamos parte de él, la capacidad de disfrutar de su belleza, son aspectos importantes para preservar y fomentar la potencia del cuerpo energético. A nivel físico, tiene que ver con la zona de las piernas y los pies, donde podemos encontrar multitud de interferencias que precisamente nos impiden realizar esa vinculación positiva con el planeta.

Sin una buena conexión con la zona de los pies, ni un cuerpo energético libre de toxicidad, es muy difícil que podamos valorar y aprovechar realmente la existencia en este plano físico, puesto que la energía tiende a localizarse tan sólo en la zona de la cabeza y eso puede producir una fuerte desconexión de nuestra conciencia localizada a nivel del corazón, además del desequilibrio de la base física y energética ubicada en la parte baja de nuestro cuerpo.