2022, Conciencia y energía

Manipulación energética

La manipulación mental a través de la comunicación humana, es un hecho que nos afecta en la vida cotidiana sin que nos demos cuenta. Hay que tener una gran experiencia y el conocimiento adecuado de cómo se lleva a cabo, para detectar en qué momento se nos está dando una información con el objetivo de alterar nuestros procesos emocionales y cognitivos. Este fenómeno está estudiado dentro del campo de la Psicología y se va viendo su importancia especialmente en la actualidad, en donde el neuromarketing y las estrategias de venta están muy en auge debido a los nuevos descubrimientos científicos sobre el cerebro.

Además de esta manipulación mental, existe también una manipulación energética. Parecería que es ciencia ficción y de hecho, hay películas y series en las que se pueden ver extraños mecanismos insertados en un cuerpo humano… pero cuando empezamos a investigar los niveles energéticos en la persona, empiezan a aparecer toda una serie de mecanismos tecnológicos etéricos, que están instalados en los cuerpos sutiles y que transmiten ciertas interferencias. Hay que recordar que la energía es información puesta en acción, así que sería interesante dejar de ver los niveles energéticos como algo «esotérico» o «inventado», sino como una parte inherente del ser humano que tiene una gran repercusión en la vida diaria.

Proceso manipulativo interpersonal y su repercusión energética en la zona abdominal

Dispositivos etéricos que podemos encontrar insertados en el cuerpo energético

A lo largo de los casi diez años que me dedico a la investigación energética, he encontrado en las sesiones infinidad de objetos, entes o tejidos extraños, insertados en las distintas capas energéticas del cuerpo. Cuando se detecta ésto, se trata de extraer ese dispositivo o elemento para que la energía vital vuelva a circular de forma óptima. Curiosamente, si la persona refería un dolor inespecífico en la zona cervical, después de detectar y extraer el objeto etérico, ese dolor desaparece automáticamente.

Algunos de los dispositivos o información que podemos encontrar son:

  • Pinchos o agujas: tienen esta misma forma y pueden estar por todo el cuerpo. Generalmente se encuentran en la cabeza y su función suele ser la de paralizar o enlentecer el pensamiento. También producen alteraciones en la energía vital.
  • Estructuras metálicas: se encuentran mayoritariamente en la caja torácica y su función es la de inmovilizar o favorecer que la energía se vuelva más estática.
  • Ataduras en forma de cordones: éstas se ven en su mayoría a nivel del cuello. Están vinculadas a relaciones personales basadas en el exceso de apego.
  • Hilos negros: pueden estar por todo el cuerpo energético. El objetivo es el atrape, secuestro o amarre de la persona.
  • Chips tecnológicos: son como los chips físicos pero a nivel etérico. El más habitual es el ubicado en las cervicales, tal y como sale en la serie «Altered Carbon».
  • Tapones: son objetos etéricos en forma de tapón que bloquean puntos clave del cuerpo energético.
  • Entes o entidades: son formas de pensamiento con vida propia. Pueden estar ubicadas a nivel externo o dentro del cuerpo como si fueran parásitos. Van absorbiendo la energía vital de la persona y se alimentan también de la energía que se desprende a través de los conflictos y las emociones negativas.

Ésto es sólo una breve aproximación a la extensa temática de la manipulación mental y energética. Aceptar que existen unos niveles etéricos que tienen una influencia directa en la vida diaria de las personas, es algo que uno no puede creer hasta que tiene la experiencia directa y lo puede constatar a nivel práctico.

Esperemos que poco a poco haya una mayor apertura a este conocimiento, para ser más conscientes de que no sólo existe una salud física y mental, sino también una salud energética.